Es la hora.

Es hora de que retome el control de mi vida. Me apetece soltarme el pelo, creerme guapa, salir de fiesta y enborracharme. Me pondre los tacones mas altos que encuentra en mi armario, un escotazo que deje sin aliento a todo hombre viviente y unos pantalones que con solo vermelos puestos a cualquiera le apetezca quitarmelos. Saldre a bailar hasta que el cuerpo aguante y hasta entonces bebere a mas no poder. Si tengo ganas de tirarme a uno melo tiro y si son dos mejor. Cerrare bocas a quienes la abran mas de la cuenta y no volvere a ser la tonta a la que pisotee nadie. Mi palabra valdra mas que la de nadie y luchare por lo que quiero. No malgastare mis lagrimas por cebollas que no valgan la pena, es mas, seran ellas las que las malgasten por mi. Si hace falta que te grite a los cuatro vientos que te quiero lo hare y sino telo recordare todos los dias al oido. Y si me haces caso bien, sino tambien.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

No la querias.