Una lagrima, otra y otra. Una tras otra brotan de los ojos sin sentido, llevas todo el día llorando pero no puedes parar. Todo lo ves negro, y ves que ahora en estos momentos no tienes a nadie, a nadie que te diga que eres fuerte que puedes con todo. Quizas es hora de darse cuenta de que la vida no es como tu pensabas y que todo no es felicidad, que quizas hay que pensar mas en si mismo y no en la gente,que la gente nunca hará nada por ti y que si no es por nosotros mismos no salimos a delante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

No la querias.