Hablo de que me tiemblen las rodillas. Hablo de la sonrisa en mitad de un beso. Hablo de corazones en la espalda; de noches sin dormir, de tu voz por teléfono, de tu sonrisa cada mañana y tu risa en mi oreja. De tus besos en el cuello y mi piel de gallina De un infinito dibujado en un cristal empañado, con tu nombre y el mío, juntos. Hablo de abrazos interminables, de "te echo de menos", de "tengo ganas de verte" Hablo de paseos reales, contigo de la mano, de sueños por cumplir y promesas cumplidas. De inviernos juntos, de veranos sin separarnos. Hablo de lo que pienso, y sólo pienso en ti.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

Te todo.

Vive la vida como si fuese el ultimo día.