Hoy solo te voy a pedir una cosa. No te pido algo que no sepas hacer. Algo que sea imposible. Tampoco algo que esta noche te quite el sueño. Solo te pido, que me quieras igual el día de mañana, que estés a mi lado cuando te necesite, como lo hago yo. Que me beses y me abraces con todas tus fuerzas cuando veas que me derrumbo. Que me susurres cosas bonitas al oído cuando las lágrimas inunden mis ojos. Sólo te pido, que estes conmigo en las buenas y en las malas, que sepas sacarme sonrisas sin siquiera intentarlo y yo, en cambio, te prometo un para siempre.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

Te todo.