Ven acércate y agárrame fuerte por la cintura, yo te rodeare el cuello con los brazos, dime que me quieres y dame un beso aunque todo sea mentira, quiero escucharlo y sentir tus labios. Despéiname y hazme enloquecer. Vamos a mi cuarto. No te pido que te quedes a prepararme el desayuno por la mañana, solo ámame por una noche y desaparece, yo fingiré que nada ha pasado, aunque nunca logre olvidarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

No la querias.