Perdiendo tambien se gana.

Perdone errores casi imperdonables. Intente sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables. Me decepcione con personas que crei que nunca me fallarian. Sonrei cuando no podia. Hice amigas eternas. Llore recordando y llame solo por escuchar una voz. Pense que moria de tanta tristeza y tuve miedo de perder a personas especiales. Pero aprendi que a veces el que arriesga no pierde nada, y que perdiendo tambien se gana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

No la querias.