Las realidades de la vida se interponen en tu camino.

Es curioso porque en la infancia crees que puedes ser cualquier cosa que quieras, ir a donde te de la gana y hacer lo que quieras. No hay limites. Esperas lo inesperado, crees en la magia. Luego te haces mayor y la inocencia desaparece. Las realidades de la vida se interponen en tu camino y te das cuenta que ni pueder hacer lo que quieres en cada momento ni pueder ser lo que deseas ser. Que quizas te tengas que conformar con poco.

9739fff6673fd1836c22e251416c5d4d_large

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

No la querias.