Digamos.

Digamos que el me queria mas a solas que en publico, y yo simplemente le queria hasta cuando bostezaba. La culpa fue mia por dar todo por alguien que por mi no daba nada, aun sabiendolo.
Pero bueno, con el tiempo aprendi que esa sensacion de vacio cuando deberia sentirme llena se debia a que me habia dejado el alma en llenar y complacer la suya. Yo era feliz si el era feliz.
Una vez lei que un clavo no saca a otro, pero que quizas 500 si. Y ese es otro error. Puedes abrirte las piernas las veces que quieras, con la esperanza  de que te follen el corazon y el alma, simplemente, para olvidar a quien te lo follo primero.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

Te todo.

Vive la vida como si fuese el ultimo día.