Miedos.

Nos pasamos la vida intentando luchar contra nuestros miedos y nos emocionamos al ver como algunos le ganan alguna que otra batalla. Otras veces nos acercamos a el de puntillas esperando que siga dormido, esperando que no se despierte. Por desgracia, la vida nos demuestra que nuestros miedos casi siempre estaban fundados y que siempre que vencemos uno aparece otro en su lugar. Pero no nos engañemos, si vivimos con miedo es porque nos es útil porque nos avisa del peligro, aunque por desgracia, el precio a pagar sea demasiado alto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

No la querias.