...de lo que nos vamos a hacer.


Sshh..

Ven ahora, bajito, sin que nadie se entere, que te dejo la ventana abierta y las ganas de besarte en la puerta, para que no te pierdas. Vente, que llega el Otoño y yo sólo tengo frío si te imagino tiritar bajo las sábanas. Vente, de puntillas, suave, despacio, que te tengo que contar los lunares por si algún día se te pierde alguno.

Porque me encontraste en medio de la nada, perdida y con los ojos cerrados, y me dijiste que jamás soñara con volver a abrirlos, que de sueños también se vive. Y yo me quedé ahí, mirándote, preguntándome si no serías tú parte de uno de ellos. Y es que después de haber besado tu sonrisa rota solo puedo imaginarme cosiendo mis labios a los tuyos.

Déjame decirte, ahora que duermes, por qué llueve. Por qué llora el cielo cuando te ve bailar. Déjame decirte que las gotas son besos suaves y fríos y que las tormentas son sólo una escusa para mojar tu piel desnuda.


Y no sabes, que no hay pecado más delicioso que verte sonreír de lado, ni existe morbo más tentador que lamerte las heridas con cuidado. ¿Sabes? podría vivir en una de tus cicatrices el resto de mi vida. Podría vivir enredada a tu pelo, amordazándote la boca a besos, podría vivir en los pliegues de tus labios, en el fondo de tus ojos. Acurrucada en ti el resto de mi vida.

Y es que no encuentro una razón mejor para escribir de madrugada que la de recitártelo a ti después bajito, y es que no sé qué hace Neruda hablando de poesía cuando no te ha visto repasar entre susurros la lista de la compra, ni entiendo que el Sol siga saliendo los días que tú decides quedarte en la cama.
Anda, ven, que aprieta el frío y las ganas de matarte de calor. Pero ven bajito, de puntillas, que no se entere nadie, ni nadie se entere...

...de lo que nos vamos a hacer.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

Te todo.

Vive la vida como si fuese el ultimo día.