Ese escalofrio.

Ese escalofrío que te recorrió toda la espalda fui yo besandote desde lejos. Porque no hay nada más tentador que verte salir de la cama y quedarme yo en ella esperando a que vuelvas. Y verte volver, meterte entre las sabanas y acurrucarme en tu pecho. Es bonito ¿sabes? Ver como sueñas con tu sueño.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

Te todo.