Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y, si no osamos emprenderla, nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hay chicas.

Te todo.

Vive la vida como si fuese el ultimo día.